Problemas que se tratan - Susana Prieto Granados Psicóloga

Problemas que se tratan

 

Soluciones psicológicas eficaces y permanentes

Centro de psicología en Málaga desde el año 2004

 

Salir de una depresión, librarse de estrés y ansiedad, superar miedos, obsesiones, crisis de pareja… requiere de un proceso de aprendizaje similar a conducir un vehículo o dominar un idioma. En el centro se aplica un protocolo de tratamiento holístico y plural basado en herramientas que han demostrado sobradamente su eficacia en el campo de la investigación científica y práctica clínica. Al igual que logramos sumar o multiplicar con soltura, solucionamos nuestros temas psicológicos con la ayuda de unos pasos programados y graduales adaptados al ritmo de asimilación individual y a las características particulares de cada cual.

Se aborda cada caso con la mayor profundidad intentando llegar a la raíz misma del asunto para que la persona alcance una comprensión auténtica de los motivos que le llevaron al estado actual y resolverlo desde una perspectiva global que propicie la permanencia de las mejorías y aprendizajes. Por ejemplo muchas de las depresiones desaparecen cuando nos permitimos hacer algo que necesitamos de verdad o cuando nos atrevemos a dejar una relación o un empleo que nos consumía. La ansiedad suele disiparse cuando entendemos que en realidad es la aliada que tiene nuestro cuerpo para avisarnos de algo que precisamos transformar, ver desde otro ángulo o aprender. Del mismo modo muchas parejas salen victoriosas de un bache cuando aprenden a comunicarse con mayor paciencia y claridad, desechar los reproches o salir del círculo vicioso de las discusiones repetitivas.

 

Problemas que se tratan

 

  • Depresión – sensación de no estar bien en ningún lado

  • Desilusión – desmotivación – desgana

  • Ansiedad – estrés – desconcentración

  • Insatisfacción – sensación de vacío

  • Autoestima baja – inseguridad

  • Miedos – fobias

  • Preocupación  – obsesiones

  • Timidez – verguenzas

  • Dificultades y crisis de pareja

  • Problemas sexuales

  • Vínculos de pareja insanos

  • Alteraciones del sueño – insomnio

  • Dificultad para saber lo que se siente y expresar sentimientos

  • Dificultad para decir no sin culpa, decir lo que se piensa, defender los derechos propios…

  • Indecisión

  • Dudas personales

  • Escasez de inteligencia emocional

  • Desorientación – confusión

  • Problemas para desarrollar y defender un criterio personal claro

  • Falta de habilidades sociales y de comunicación

  • Relaciones sociales tóxicas

  • Gestión inadecuada de discusiones y desacuerdos

  • Déficit en el control de impulsos

  • Bajo rendimiento laboral

  • Bajo rendimiento académico

  •  Deficiente afrontamiento de problemas

  • Hipocondría – miedo frecuente a las enfermedades

  • Dependencia emocional

 

Diversidad de técnicas efectivas de autogestión

 

Creemos sinceramente que sólo con desahogarnos hablando de nuestros problemas no se solucionan los temas psicológicos de verdad. Sentirnos escuchados y comprendidos es imprescindible y el primer paso para sanar, después hace falta practicar con herramientas eficientes que quiten los conflictos de raíz. Por eso, la forma de llevar a cabo la terapia en el centro es práctica, se enseñan técnicas para que pueda ser independiente y contar con una amplia gama de recursos en situaciones de su vida cotididana donde lo necesite:

 

Relajación y afrontamiento de ansiedad

– Programas de actividades agradables para superar estados depresivos

Mindfulnes

– Liberación de emociones atrapadas

Pensamiento positivo

– Orientación en decisiones

Respiración consciente facilitadora de paz interior y sueño profundo

Solución de problemas

Habilidades sociales

Gestión de conflictos

 

 

Frecuencia y duración de una terapia

 

Hay personas que vienen una sola cita para un tema muy concreto o para contar algo que le pesaba en el alma. Cuando los problemas son más grandes y están más arraigados se requiere un proceso que no se sabe de cuantas sesiones será, depende de varios factores. Recibir terapia se parece un poco a aprender un idioma, ir al gimnasio o sacarse el carnet de conducir (hay quien aprueba a la primera con 10 prácticas y quien precisa 20-30…).

Al analizar cada caso en profundidad se ofrece una orientación sobre la frecuencia de las citas y cada uno decide con total flexibilidad si acude una vez al mes, cada mes y medio, semanalmente, cada 2 ó 3 semanas… Incluso en los casos en los que se asiste con poca frecuencia se ofrecen sugerencias de ejercicios para que la persona vaya practicando si lo desea hasta la siguiente terapia.

La filosofía de la consulta es optimizar todas las sesiones y adaptarlas a las necesidades particulares de la persona para que cada encuentro sea lo más provechoso y enriquecedor posible. Superar asuntos graves lleva un tiempo, puede que un tratamiento dure meses o a veces años, de cualquier modo nos esmeramos para agilizar el proceso de manera que se aprecien mejorías notables cuanto antes.

Hay quien siente cierto reparo ante la idea de contarle sus intimidades a alguien desconocido y a pesar de llevar mucho tiempo sufriendo le cuesta dar el paso. Los terapeutas comprendemos y conocemos esto y nuestra prioridad es lograr que la persona se sienta lo más cómoda y relajada posible desde el primer momento. Nuestro trabajo consiste en ayudar a solucionar todo tipo de problemas. Mucha gente que cree que lo que les pasa sólo les sucede a ell@s se sorprenderían de lo habituales que son sus agobios, manías, miedos o preocupaciones. Los seres humanos pese a nuestras indudables diferencias nos parecemos más de lo que suele pensarse.

La promoción y potenciación de una salud psicológica satisfactoria es de suma importancia para nuestro bienestar general, mental y físico. Los problemas de depresión, ansiedad, timidez… si no reciben el tratamiento adecuado se agravan con el tiempo, provocándonos gran dolor emocional y hasta complicaciones orgánicas.

 

 

Momentos para relajarse